Select Page

Queridos míos:

 

Han trabajado mucho en ustedes,   al pasar del tiempo han aprendido sobre ustedes mismos,  se han conocido y se han valorado internamente.  Se han descubierto merecedores y dignos de ser amados.

El amor ya está aquí,  entre todos ustedes y solamente  tienen que abrir los brazos para recibirlo,  siempre en la consciencia de que el amor

de pareja no es nada, si no son capaces de ver a la Divinidad en los ojos de su compañero.

El  amor de pareja es un gran maestro,  que te muestra momento a momento quien eres,  de que estás hecho y cuales son las partes inacabadas en ti que aun necesitas trabajar.

Es importante que no olvides los siguientes aspectos:

  • Siempre recuerda y ama por sobre todas las cosas la persona que tú eres.
  • Recuerda que tu felicidad la construyes tú y después la compartes con el otro. (no busques que el otro te haga feliz, ni busques tú hacer feliz al otro).
  • Compartir, compartir,  compartir es la esencia sublime del amor…   Compartirlo todo;  lo bueno,  lo malo, las alegrías, las tristezas, los triunfos y las tristezas.
  • Comunicarse desde el amor, bajar la energía del chakra de la garganta al ckakra del corazón y permitir que todas y cada una de tus palabras estén impregnadas de amor.
  • Generar bases solidas como pareja. Planear juntos a futuro, soñar juntos;  darse permiso de que sus raíces se enganchen una con otra.
  • Disfrutarse el uno al otro, gozarse, saborearse, pasar tiempo juntos para explorarse y reconocerse. Reconocer a Dios también presente en su sexualidad.
  • Divertirse, no tomarse la vida tan en serio, la vida es una,  celébrenla juntos.
  • Respetarse el uno al otro, sentirse únicos e irrepetibles, reconocerse hijos de Dios,  perfectos en sus imperfecciones.
  • Pero sobre todo amarse, abrir el chakra del corazón y permitir que el flujo de la energía del amor sea lo que los vincule.

Los amamos y respetamos siempre,   los acompañamos también en esta faceta de su vida.

Con todo nuestro amor,  nuestro reconocimiento y admiración.

Arcángel Chamuel