Select Page

Te preguntabas por qué a veces la sanación en el cuerpo físico no se efectúa de forma inmediata, por qué a veces pides sanación y aún así el paciente sigue enfermo.

Una primera causa es porque el paciente no tiene la voluntad de sanar, porque jugar el papel de enfermo le otorga ciertos privilegios. En estos casos, hay que preguntarle qué beneficios obtiene de la enfermedad (por ejemplo, el cariño o la atención de su familia) y explorar de qué otra manera puede seguir obteniendo estos beneficios sin estar enfermo. Hacerle ver que hay otros caminos más benévolos consigo mismo. 

Ahora, existe otra razón de mayor peso: en ocasiones ustedes piden la sanación del paciente y a veces la enfermedad misma es el proceso de sanación. La enfermedad trae implícito un proceso de crecimiento / darse cuenta / aprendizaje que conlleva una sanación mucho más profunda que la enfermedad física. ¿Me entiendes?

A veces cuando pides sanación, lo que nosotros hacemos es acelerar los procesos de aprendizaje.

Te preguntas qué pasa con los niños y con los ancianos. En este proceso de aprendizaje se involucra a los que están alrededor de la persona, de manera que todos obtienen crecimiento a partir de la enfermedad. Te recuerdo que todos ustedes vienen a esta vida con la intención de aprender algo específico y en muchas ocasiones la enfermedad es parte del proceso de aprendizaje.

Cuando ustedes se vuelven seres conscientes pueden pedir que el proceso de aprendizaje venga de una manera más suave, de forma que puedan aprender la lección y ver las bendiciones escondidas que están detrás de la enfermedad.

Ahora, cuando sean total y absolutamente conscientes, pueden pedir “SALUD PERFECTA”, cuando finalmente sepan (y se lo crean) que están hechos a imagen y semejanza de DIOS, cuando estén conscientes, absolutamente conscientes de que la DIVINIDAD HABITA EN CADA UNO DE USTEDES, y que cada uno de ustedes son TOTAL Y ABSOLUTAMENTE PERFECTOS entonces, ya no necesitarán de las enfermedades para sanar su alma.

Se que estos conceptos les resultarán un tanto complicados a algunos de ustedes, pero simplemente regístrenlos, guárdenlos en su corazón y en su memoria, llegará el día en que les hará más sentido. 

¡Estamos con ustedes, amándolos y acompañándolos siempre!

Arcángel Rafael

PROCESO DE CRECIMIENTO