Select Page

Ama a los niños

Es importante ver, cuidar y encauzar a las generaciones futuras. Al igual que ustedes, los niños están aprendiendo a vivir en el miedo y en la oscuridad.

Si tú tienes cerca o a tu cargo a un niño –no importa si lo catalogas como índigo, cristal o arcoíris, o si es un niño “ordinario” (no hay niños ordinarios, todos son especiales), sin ningún don espiritual–, enséñale a vivir en la luz, enséñale a creer en Dios, en un Dios bueno, que lo ama intensamente y que lo valora. Enséñale que existe una realidad mucho más completa y hermosa que la que te enseñaron a ti. Enséñale a confiar en el proceso de la vida y a vivir en plenitud; enséñale a amar, a abrir su pequeño corazón para dar y recibir amor.

Si ese pequeño que está cerca de ti está dotado con habilidades psíquicas, no le “ayudes” a bloquearlas, ten presente que esto lo haces desde tu propio miedo, más bien permítele que él te enseñe a desarrollarlas en ti.

Escucha a los niños, pon atención a sus palabras, a veces contienen más sabiduría que aquéllas dichas por algunos adultos que son considerados como líderes.

Atiende a los niños, ayúdales a satisfacer sus necesidades, enséñales a ser autosuficientes y libres; ayúdales en sus procesos de decisión, no decidas por ellos, sólo hazles ver que todo acto tendrá una consecuencia

No permitas que otros les llenen la cabeza de miedos, enséñales a vivir en la luz y en el amor y a confiar en Dios, a confiar en ellos mismos.

Nútrelos, no sólo físicamente; nutre su alma, su espíritu; hazles saber lo valiosos que son, no sólo para ti, sino para la humanidad entera.

No pretendas que ellos recorran tu camino, acompáñalos a recorrer su propio camino y cuando estén listos para volar, suéltalos, con la confianza de haberles dado lo mejor de ti mismo y de que siempre van a estar custodiados por nosotros.

Ámalos con toda tu alma, porque en ellos está tu propio futuro. ¿Cómo quieres que sea tu futuro? ¿Cómo quieres vivir? Rodeado de amor o de miedo. Enséñales a construir un futuro de paz y de amor.

Ábrete a recibir mi ayuda siempre que la necesites.

Te acompaño y te guío.

Arcángel Metatrón

Extracto del libro Escucha a tus Ángeles con el Corazón de Angélica Bovino,  a la venta en www.gandhi.com.mx