Select Page

No es nada nuevo que llevamos muchos años experimentando como humanidad un despertar de conciencia.

De manera lenta pero continua hemos estado migrando de un paradigma piramidal, controlador, masculino y basado en el miedo, a uno circular, con apertura a otras creencias e ideales, femenino y guiado por el amor.

Es importante aclarar que cada ser humano posee energía femenina y energía masculina por igual. Y lo ideal es que ambas polaridades convivan en equilibrio y en armonía.

Y este es justo el despertar que estamos experimentando, un necesario equilibrio entre estas dos energías.

Al inicio de nuestra especie, nuestra civilización estaba basada en un matriarcado y en una espiritualidad que honraba todo como su Dios. No existían guerras y coexistíamos con respeto con todas las demás especies.

Sin embargo, surgió el deseo de conquistar nuevas tierras, de poseer la riqueza del poblado vecino. Y en este momento toma el control una energía masculina basada en la violencia, la codicia y en la absurda creencia de que como humanos éramos superiores y que podíamos explotar y usar todo lo que habita en esta Tierra para satisfacer nuestros deseos y caprichos.

La energía femenina sufre una tremenda represión y comienza una historia para el ser humano rodeada de guerras, escasees, sufrimiento y una profunda desconexión con lo divino que habita en todo y en todos.

Y hace solo algunos años, esta energía femenina que llevaba demasiado tiempo delegada, comenzó a renacer. Como una llamada a buscar nuevos caminos, como un desencanto a nuestro estilo de vida y como un renovado impulso a traer orden y armonía a este Tierra y a los corazones de los seres humanos.

Esta energía es la que nos ha permitido entender que no necesitamos intermediarios para llegar a lo divino, que el verdadero maestro espiritual este dentro de nosotros, que todos somos uno, que hay muchos mas caminos y maneras de sanar, de generar abundancia, de relacionarnos con los otros y que nuestra existencia no se trata solo de sobrevivir y esperar a que cuando llegue la muerte alcancemos la liberación que tanto anhelamos, sino que nos ayuda a recordar que todo tiene un propósito divino,que nuestra existencia es muy valiosa y necesaria y que nunca dejamos el paraíso.

Lo que caracteriza a la energía femenina es su capacidad de nutrir, crear, sostener, fluir y saber esperar. Y sin duda, son características que todo proceso personal de evolución necesita.

Desde niña se que un mundo distinto es posible y siento, llena de esperanza, que estamos comenzando a gestarlo y a vivirlo.

Para acelerar este proceso, debemos de manera individual salir de las creencias arraigadas en el miedo y el sufrimiento y permitir que la energía femenina reprograme nuestro sistema de creencias a uno basado en el amor, la igualdad, el respeto, la tolerancia y la compasión.

Esta decisión no es solo importante para que nuestro despertar evolucione sino para que nuestra especie vuelva a recordar sus orígenes y el lugar que ocupa en este Tierra.

CLAUDIA CASTILLO

FEM 3