Select Page

Sean todos bienvenidos a esta nueva era…

 Cada uno de ustedes ha caminado hasta aquí,  han venido con la intención de reencontrarse con Dios, con ustedes mismos y con su esencia…  Cada uno de ustedes traía una carga pesada a sus espaldas, han soltado mucho…  han dejado ir todo lo que no necesitaban….  Cada uno de ustedes ha aprendido… ha crecido… ha evolucionado….     Hoy están aquí en esta nueva realidad,  en esta nueva era,  la era del amor,  de la expansión y de la Luz….

 Bienvenidos a su casa!! 

 ¿Como será vivir en esta nueva realidad?  Cada uno de ustedes lo irá descubriendo a su ritmo,  y poco a poco….  aunque es difícil explicarlo en palabras, porque los hechos superarán  la palabra hablada…   les diremos a grandes rasgos  que es lo que pueden esperar:

 En un principio muchos de ustedes se rehusarán a despertar y continuarán divididos en estas dos realidades;   sin embargo lo que será diferente es que aquellos de ustedes que hayan cruzado el umbral hacia la nueva realidad no volverán a regresar a la anterior.     Antes se debatían entre el ser superior y el ego, aquellos que han sido capaces de cruzar el umbral y de haber conectado plenamente con su Ser Superior,  difícilmente regresarán a los estados del ego,  cada vez será más fácil vivir en el ser superior.  

 Una vez que cruzaste el umbral,  nunca volverás a empequeñecerte, a ver al mundo con los ojos del ego.   Una vez cruzado el umbral será mucho más fácil mantener la perspectiva del ser superior y vivir desde ahí.

 Y cada vez serán más y más y más los que vayan cruzando este umbral, los que vayan despertando.    Y se sorprenderán como cada vez serán más los que vayan abriendo el corazón y expandiéndose y será más sencillo vivir en este nuevo mundo, cada vez se sentirán más entendidos y más amados por las personas que están a su alrededor.     Sentirán sus corazones abiertos, expandidos;   será mucho más fácil expresar sus sentimientos,  el amor que sienten en sus corazones,  será mucho más fácil vincularse con otros desde este corazón.

 Tomarán consciencia de que cada uno de ustedes es creador de su realidad,  dueño de su vida y que puede pintar  y hacer su vida de la mejor manera;   de que ninguno de ustedes está determinado por sus circunstancias y de que cada uno de ustedes puede caminar hacia donde mejor le parezca, hacia donde su Ser Superior, su alma, su espíritu esté mejor.

 En esta nueva realidad todos están conectados con Dios.   Todos practican su espiritualidad, todos saben que hay muchos caminos para llegar a Dios y todos respetan el camino de los demás.   Todos saben que cada uno de estos caminos, cada una de estas conexiones es única e irrepetible y que nadie tiene la verdad absoluta, cada uno de ustedes tiene su propia verdad, cada uno de ustedes tiene su propio pedacito del rompecabezas y entre todos arman esta realidad.   Con esta consciencia se respetan unos a otros, con esta consciencia saben que si el camino de uno es diferente al camino del otro está bien,  y que no deben atropellarse, ni juzgarse unos a otros por este hecho. 

 En esta nueva realidad están conscientes de que están interconectados,  de que todos son uno,  de que lo que le afecta a uno, les afecta a todos y buscan realizar acciones que  al beneficiar a uno, beneficien a todos.  

 En esta nueva realidad cada uno de ustedes tiene consciencia de su propia divinidad y de su grandeza,  cada uno de ustedes sabe que es importante para la humanidad,  saben  que tienen el corazón lleno de talentos y de dones que son importantes para los que les rodean…   Cada uno de ustedes sabe que tiene algo que aportar a los demás y lo valora.   

 En esta nueva realidad todos están cercanos a la plenitud, todos viven en la plenitud y se permiten vivir en ella., la comparten, la expresan, la disfrutan, la vibran.

 En esta nueva realidad el sentimiento que predomina es el amor:   el amor a Dios, a la tierra, a los hombres, a la existencia.

 Abre tu corazón,  respira profundo y dale la bienvenida a esta nueva realidad.   

 ¡Bienvenido a casa!

 Te amamos siempre,

 Tus Ángeles, tus Arcángeles y Dios