Select Page

Queridos míos:

Hoy más que nunca es importante que tengan la intención de abrir su corazón.    Estamos ante el umbral del gran cambio de la humanidad y este podrá ser vivido de una forma hermosa por aquellos de ustedes que tengan el corazón abierto y que sean capaces de enfocar su visión desde el centro de su pecho. 

Para aquellas personas, que a pesar de todas las señales y la preparación que les hemos venido dando,  deseen seguir viviendo con el corazón cerrado y únicamente desde la razón,  les será difícil entender todos los procesos que estarán viviendo y solamente verán la parte del cambio, no como un augurio de un mejor tiempo venidero;  si no como el derrocamiento de los sistemas establecidos, con toda  la angustia que puede producir la incertidumbre de no saber hacia donde se dirige la humanidad.

Los siguientes meses a partir de estos momentos de ascensión serán tiempos de cambios radicales y profundos,  que no deben de representar ningún tipo de amenaza para todos ustedes que ya están en conexión plena con La Fuente a través de un corazón franco y abierto;  ya que son los cambios que los van a llevar al nacimiento de una nueva humanidad, a  vivir desde los valores superiores,  dictados por el amor,  la libertad, la comunicación, el respeto, la conexión con lo Divino y sobre todo desde la consciencia de que dentro de cada uno de ustedes hay un SER DE LUZ,  que es capaz de vibrar en la frecuencia de amor más alta,  que es Divinidad Pura al igual que La Fuente, con poder infinito, creador único y absoluto de su propia existencia.  

Ahora bien,    estos tiempos que se avecinan serán tiempos de transición en donde deberán tener en cuenta varios factores:

  • EXPANSIÓN DESDE EL CORAZÓN:  mantener el corazón abierto y expandido todo el tiempo,  que todas y cada una de sus acciones sean llevadas a cabo desde el amor. 
  • PODER CREATIVO:  tu tienes el poder intrínseco de manifestar tu realidad a cada momento (entre más se acercan a esta transformación, les va resultando más fácil co-crear su realidad a través de sus pensamientos y concretizar sus deseos).  
  • CONFIANZA:   recuerda confiar en la grandeza de Dios y hoy también CONFIA EN TU PROPIA GRANDEZA.
  • FE Y ESPERANZA:   Todo lo que suceda tiene una gran bendición implícita:  el nacimiento de una nueva era, finalmente la ERA DEL AMOR DE DIOS.

Como ven hermanos,  estas épocas que algunos podrán señalar como apocalípticas, estarán llenas de luz, alegría, amor y bendiciones para todos ustedes que hayan encontrado en sus corazones la plenitud que solo puede ser alcanzada a través del amor a/de Dios. 

¡Feliz regreso a casa!

Les amamos y les estamos acompañando,

Arcángel Uriel.