Select Page

Te presentamos a nuestras Angeloterapeutas en Querétaro: 

Anayeli Donís 

Mi formación académica ha sido artística y ecléctica desde siempre. Soy comunicóloga, desarrolladora humana, tanatóloga, grafóloga, terapeuta holística (diversas técnicas) y también cuento con formación en terapia psicoanalítica.  Mi acercamiento a las terapias alternativas empezó en el 2002. Desde entonces, he realizado infinidad de cursos y certificaciones con la intención de crecer desde el interior.  Desde pequeña he tenido un contacto muy especial con mi ángel de la guarda. Cuando supe del curso de angeloterapia, me llené de entusiasmo al saber que podría encontrar una manera más directa de contactar con éste, así como con otros ángeles y arcángeles. El camino espiritual es maravilloso cuando se logra contactar a este nivel con los seres alados y angelados. Todo parece tener más sentido desde la perspectiva álmica y el corazón siempre está lleno de gozo y agradecimiento.  Tengo la certeza de que la enseñanza que he conseguido a través de mis ángeles y arcángeles cambió positivamente el rumbo de mi vida. Contactar con nuestra misión álmica hace una gran diferencia en nuestro mundo y entorno.

 

Alejandra Lara

Soy una persona que le apasiona leer, conocer muchas historias a través de la lectura para aprender de las emociones con cada personaje. Me encanta el mar y la sensación de tranquilidad y paz que me genera. He descubierto con el paso del tiempo que soy buena escuchando y al momento de dar algún consejo u opinión me doy cuenta que muchas veces las palabras que salen de mi boca, no son mías ya que son mas profundas, razón por la cual me gusta ayudar a las personas. Ángeles en tu vida para mi fue una liberación, aprendí a conocerme, a perdonarme, a aceptarme y defender mis ideas, aun cuando fueran locas. Encontré una familia en donde lo “raro” era aceptado, en donde después de tantos años en los cuales sentía que no encajaba en ningún grupo o sociedad, me abrían los brazos y me sentía identificada.

 

Mónica Cosme

Tiempo atrás no me encontraba muy bien internamente así que recurrí a una terapia Angelical. Ese fue mi primer contacto con los Angelitos, me queda claro que ellos me llevaron ahí. Supe que estaban presentes porque los sentí, sentí una energía muy fuerte y además con lo amorosos que son me tocaron para apapacharme y darme paz, la paz que yo necesitaba en ese momento.
A partir de ahí supe que mi misión en la vida sería con ellos a mi lado para así juntos poder ayudar y compartir todo ese amor que tienen para darnos. Entonces fue que abrí mi corazón y permití a los Angelitos lo llenaran de amor.
Ellos cambiaron  vida
Posteriormente tuve la fortuna de conocer a mi querida Angélica Bovino, que gracias a su cariño y enseñanzas fue como llegue a Certificarme como Angeloterapeuta por Ángeles en tu Vida.
Actualmente continúo preparando en este camino espiritual en Reiki.

Elvira López 

Dios me envió el curso de angeloterapia en el momento preciso!!! en la peor crisis que estaba pasando en mi vida. Ese año mi suegro había fallecido, mi esposo había perdido el trabajo, la situación económica era muy complicada…mi papi fallece tras una lucha de 9 meses con cáncer y nace mi tercer hijo!!! Si, así… en medio de todo esto me fui a tomar el curso sin esperar nada y queriendolo todo. Fue un momento de mucha confrontación conmigo misma y de enfrentar mi parte sombra y descubrir mi luz y abrazarla!!! Sin duda, fue un parte aguas en mi vida. Regresé con mucha esperanza y dispuesta a enfrentar el duelo de haber perdido a mi gran pilar pero con la certeza de que no estaba sola ¡Que Dios resistía mis enojos y me amaba tal como era!

Se despertaron aun mas mis sueños y las terapias que daba me eran dictadas un día antes a través de mis sueños, fue mágico todo lo que se empezó a despertar! Creamos junto con Jeanett casa de los Angeles, lo cual nos permitió tocar mas corazones. Tuvimos la oportunidad de tomar el curso de avanzados con Angie, y fue wow…simplemente mágico y lleno de amor! Gracias Angie por todo lo que has dado en mi vida, gracias por ayudarme a recuperarme y a extender las alas y atreverme a volar!

Jeanett Méndez García 

Siempre fui una persona conectada espiritualmente pero no me había percatado a que punto o quizás no creía como podía vivir esa conexión, hoy estoy consciente que en esta experiencia de vida una de las cosas que vine a trabajar es la confianza en mí, dejar el miedo que es la cara más común que usa mi ego para no permitirme verme como soy y los dones que puedo tener. En el 2007 empecé a escuchar y ver muchas cosas relacionadas con ángeles pero el miedo a quitarle el lugar a Dios me hacía resistirme más sin embargo cada vez era más insistente el llamado, conocí a Elvira en el 2009 y juntas emprendimos un camino donde los ángeles eran el medio que nos acercaba cada vez más a Dios, a entenderlo, asimilar las lecciones que cada una vivíamos y a ver los aprendizajes. Por Diosidencias llega a nosotros la invitación a la certificación de angeloterapeutas con Angelica Bovino y eso fue un parteaguas a mi estructura mental, a mis miedos, en sí a mi ego, nos tocó un grupo de gente muy experimentada en el tema y eso hizo crisis en mí, me sentía muy chiquita y creía que ese no era mi lugar, que yo era una simple aprendiz, sentía que no me encontraba cuando lo que en realidad estaba pasando es que estaba reencontrando mi lugar pues desde niña sentía esa conexión que no se puede explicar, la gente se acercaba a mí para pedirme consejos yo intuía que había cosas que decía y no sabía de donde venían o como las sabía, venían palabras o frases que yo leía en mi pensamiento, después de esa certificación regresé con muchas ideas, con los sentidos muy abiertos y empezamos junto con Elvira a crear cursos, a recibir mensajes y yo con mucho miedo a dar terapias y la respuestas que recibíamos eran increíbles la gente se  iba de la terapia con guía, con paz, con respuestas claras y eso fue nutriendo mi confianza, poco a poco fui desempolvando las maneras claras como recibía mensajes hasta que llegó el curso de avanzados y ese fue el impulso más grande, nos sentimos tan sostenidas, tan comprendidas, tan apoyadas y con tanta guía así que montamos Casa de los Ángeles un espacio que nos permitió tocar corazones, reconectar almas, ayudar a que la gente reedescubriera sus dones y su potencial y siempre tuvimos la idea clara que una muy buena amiga nos dijo “somos un popote, un canal por medio del cual Dios a través de sus ángeles y arcángeles manifiesta su inmenso amor sanador”. Hoy me siento muy agradecida con Angie Bovino por haber sido la persona  que abrió esta hermosa puerta para mí. Hoy estoy en un punto donde me estoy reinventando una vez más para escalar un peldaño más y subir de nivel porque tengo claro que amo servir y ayudar a otros a reencontrarse, a ver su dones y a desplegar sus alas como ella me enseñó a mí.