Select Page

VIVIR LA NAVIDAD EN CONSCIENCIA

Los ángeles nos ayudan a prepararnos para vivir una Navidad en consciencia.

¿Cómo es esto?   Estamos sumergidos en una dinámica social que implica que la llegada de la Navidad viene acompañada de caos:   compras, tráfico, conflictos familiares mientras se decide cómo y dónde la vamos a festejar,   reuniones sociales, intercambios, regalos, etc.     En medio de este maremoto de acontecimientos es muy fácil que se nos olvide lo esencial:   el Nacimiento del Niño Jesús, que, al final,  es lo que realmente estamos festejando.

Los ángeles nos invitan a regresar a la espiritualidad en la Navidad, a  darnos cuenta de que este Nacimiento de Jesús ocurre en nuestro interior y  a  preparar nuestros corazones para su llegada.

Concretamente esta preparación  consta de cuatro pasos:

1.     ABRE TU CORAZON:   Vuelve a contactar con él,   déjate sentir  ¿Qué está sucediendo en él?  ¿Qué sentimientos albergas?   ¿Cómo son tus relaciones con otras personas?

2.     LIBERA:   Todo aquello que te estorba, que  entorpece tu vida y tu relación con Dios.   Visualiza que estás preparando el espacio para que llegue el niño Jesús  ¿Qué tipo de espacio te gustaría ofrecerle?   ¿Te gustaría que llegara a un lugar lleno de resentimientos, rencores, falta de perdón?  O  ¿Te gustaría ofrecerle un corazón limpio y puro, lleno de amor y de paz?

3.     AGRADECE:    Agradecer  te  permite contactar con lo positivo en tu vida, cuando agradeces  generas sentimientos de alta vibración que te  permiten contactar  más fácilmente con tu ser superior y llenar tu corazón de luz.

4.     LLENA TU CORAZON DE PAZ Y AMOR:   El niño Jesús se merece llegar a un lugar lleno de paz y de amor.  A través de tu intención,  visualiza que tu corazón se llena de estos dos sentimientos.

Así como en estas fechas te tomas el tiempo para comprar regalos, reunirte con amigos, decorar la casa y preparar la cena;  tómate unos minutos al día para  estar en contacto con tu corazón, para prepararlo y generar este espacio interno para recibir a Jesús.

Pide a tus ángeles que te ayuden en este proceso, ellos están deseosos de  guiarte y acompañarte.

¡Que tengas una feliz semana y que tus ángeles te acompañen siempre!